Barrio Villa de Gràcia

anuncios

Barrio Villa de Gràcia

Las numerosas plazas urbanas que salpican el barrio de Gràcia dan su particular fisonomía y sabor a esta antigua y activa villa, unidad definitivamente a Barcelona en el año 1897.

En un principio este territorio era dependiente de Barcelona y estaba escasamente poblado. Entre los siglos XVI y  XVII a las aislada masías existentes se une la instalación de tres conventos en la zona, entre ellos el de los Josepets, y de una serie de torres promovidas por la burguesía. Durante la primera mitad del siglo XIX, aquel pequeño núcleo agrícola se convirtió en el pueblo más importante del Plan de Barcelona, gracias a su progresiva industrialización aprovechando la disponibilidad de terrenos libres.

Gràcia se constituye como municipio independiente en el año 1850, momento en que la villa tenía más de 13.000 habitantes. En el año 1877 su población arribaba a los 33.000 habitantes. La conveniencia de la integración con Barcelona se planteaba cada vez más con más fuerza, en paralelo al progresivo desarrollo del tramo del Plan Cerdà, entonces en plena expansión.

Así, a partir del año 1880 nacen proyectos de interés común, como el Paseo de Gracià, que unía la villa con la gran ciudad siguiendo el antiguo camino. Poco a poco se fueron construyendo calles que conectaban el barrio internamente y externamente, además de equipamientos como los mercados de la Llibertat en el año 1893 y el de La Abacería Central .

La urbanización a menudo la hacían de forma autónoma los propietarios de los terrenos, hecho que explica los cambios de nombre y la discontinuidad física de algunas calles, así como los numerosas plazas , normalmente una en cada propiedad. Gracià mantiene una activa vida política y social, además de un rico tejido de instituciones cívicas, culturales, recreativas, artísticas y deportivas de gran arraigo popular. La plaza del Sol constituye un centro de ocio nocturno del barrio.

anuncios

Barrio La Salud

anuncios

Barrio La Salud . Sede del Parc Güell.

En el año 1864 se dicide construir en las afueras de Gràcia una capilla dedicada a la Mare de Déu de la Salud, alrededor de la cual va a crecer el barrio a lo largo de los años. Pero desde antes la zona era conocida por la por la fuente y el mas de Xirot,

Las minas de hierro que estaban cerca daban su gusto característico al agua de la fuente. Hoy en día han desaparecido casi todas las masías, salvo la de Can Xiprenet y Can Tusquest, y también las fuentes, salvo la del Carbó, que se encuentra dentro de la finca del Cottolengo.

El núcleo original del barrio se ubica en la zona conocida como Sant Josep de la Muntanya, que toma su nombre del monasterio. Otro elemento característico de la geografía de la Salud lo constituye sus rocas grises y negras, explotadas antiguamente como carbón por la población más humilde.

Pero, sin lugar a dudas, el elemento urbano más destacado es el Parc Güell, obra de Gaudí. El parque debía acojer una urbanización, pero no prosperó. La genial integración de los elementos construidos con el entorno natural hacen una obra singular y admirada en todo el mundo y va a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1984.

La travesía de Dalt es el eje que une la parte baja del barrio. Su carácter aglutinador se  verá muy reforzado con la próxima reordenación circulatoria y urbanística que hará más permeable las relaciones entre las aceras de montaña y el mar, motivo que ha llevado a incorporar al barrio de la Salud   las islas del frente del mar de la Travessera, hasta las calles de Cardener y Camèlies.

El dragón a la entrada sur del Parc Güell constituye uno de los símbolos de la ciudad realizado por Gaudí.

Barrio El Coll

Barrio El Coll. Diez siglos de historias.

El antiguo barrio del Coll, situado a 300 metros de altitud, al extremo norte – oriental del distrito de Gracia, queda encajonado entre el parque de la Creueta del Coll i Más Falcó, al norte y al oeste, y el parc Güell  y el cerro de Carmel al sur y al este.

El barrio se extiende al pie del cerro del mismo nombre, a los dos costados del curso alto de la antigua riera de la Farigola, tributaria de la de Vallcarca.

El origen del barrio es la iglesia del Coll del siglo XI, muy cerca había una capilla de Lourdes. En la época feudal, los grandes señores de Barcelona cazaban el jabalí en sus cerros. Más tarde sus cuevas  de en Cimany van a ser refugio de temibles bandoleros.

A partir del siglo XX el barrio se fue ampliando de masías y de casas. Hacia los años 60 la fiebre urbanística extendió las edificaciones, muchas de veces poco ordenada en los espacios libres que quedaban, hasta ocupar completamente las dos  vertientes del valle.

La avenida de la Mare de Déu del Coll es el principal eje vertebrador, en un barrio de trama urbana castigado por las fuertes pendientes. En el año 1976 se va a reivindicar la construcción de un parque. La pedrera de la Creueta estaba abandonada y se querían construir pisos. Finalmente se evitó y en el año 1986 se va a inaugurar el parque de la Creueta del Coll. Sus elementos más destacados es la piscina que ocupa la parte baja, y dos obras de arte: una gran escultura suspendida de Eduardo Chillida, que evoca el mito clásico de Narcís y otra escultura de Ellsworth Nelly.